El Coral

El encuentro entre el hombre y el coral tuvo lugar en la antiguedad. La fascinación que desde siempre esta materia viva ejerce sobre nuestra especie es probablemente el resultado del color rojo que, asociado a la sangre, hace que el coral sea considerado como un símbolo de vida y un elemento de protección contra la muerte.

Tanto es así que encontramos todos estos elementos en el relato mítico de su nacimiento.

De las orígenes de este precioso elemento nos ha hablado Ovidio en “Las Metamorfosis”. Él narra que Perseo, después de haber cortado la cabeza de Medusa, la pone sobre unas ramitas acuáticas. Éstas, al entrar en contacto con la monstruosa cabeza, absorben la roja sangre y se endurecen. De hecho, estando en contacto con el aire, el coral se petrifica, aunque poco antes haya sido vivo y flexible.


Su valor se ha incrementado también por su rareza y, sobre todo, por su carácter ambiguo.


En realidad, ¿qué es el coral?: una flor que florece en las aguas, un precioso mineral o algo viviente.

A lo largo de la historia, el coral ha sido atribuido al reino de la creación, de los animales, de los minerales y vegetales. Científicos, hombres de conocimientos y naturalistas no pudieron determinar su verdadera alma hasta los tiempos más recientes.  

El nombre “Coral”  indica el exoesqueleto calcáreo de las colonias de algunos celenterados antozoos octocorales del orden Gorgonácea. Los corales viven en aguas relativamente calientes, no contaminadas y con profundidad media,  aunque éstas no son las únicas condiciones naturales en las que se desarrollan. Este particular animal marino vive anclado al fondo del mar y  apareció en los océanos antes de que existiera la vida en la tierra. En general, el coral vive en colonias. Las colonias de corales se presentan como estructuras calcáreas con forma de pequeños árboles. Su forma característica ha reforzado la idea de su vínculo con la vida y le ha permitido asumir un valor mágico para muchas poblaciones. Existen diferentes variedades de coral, procedentes del Mediterráneo y de los mares orientales.  

A continuación citamos algunos ejemplos:  

Coral Rojo - Corallium Rubrum

El coral rojo, también llamado Mediterráneo, presenta las tonalidades del color naranja y rojo intenso. Como indica su nombre, se pesca en la cuenca del Mediterráneo.
Vive a una gran profundidad, entre  los 30/40 hasta los 150/200 metros y generalmente se presenta en piezas altas 15/20 centímetros y anchas 10/15 centímetros, en forma de rama de árbol. Existe también una variedad  especial de este tipo de coral conocida con el nombre de Sciacca, llamada así porque desde el 1875 hasta finales del siglo se encontraron tres yacimientos de coral cerca de la costa de Sciacca, que proporcionaron toneladas de coral. Se trata de coral sub-fósil que tiene entre los 18 mil y 20 mil años. Aún hoy en día este tipo de coral bruto está guardado celosamente en los cofres de las empresas más antiguas, que lo conservan como una reliquia.

Coral Corroída – Boké o “Piel de Ángel”

Esta variedad de coral vive principalmente en Japón, a una profundidad de 200-300 metros. Presenta una veta o alma de calcar blanco, que se oculta cuidadosamente durante la elaboración para aumentar el valor del pedazo. Cuanto más el color rosa es uniforme, más raro resultará el pedazo producido. Es el coral más precioso de todos.
 

Coral Momo o “Cerasuolo
Su nombre científico es Corallium Elatius. Se pesca en Japón y en las Filipinas, y según las calidades adquiere un color variable del rosa fuerte al rojo vivo. Su particularidad es una veta blanca a lo largo de la pieza. Lo que puede parecer un defecto es en realidad una calidad que permite reconocer la autenticidad y la procedencia del coral.

Coral Deep Sea

El coral "Deep Sea" puede asumir cada tonalidad del rosa pálido al rojo pálido. Es un coral vítreo, con un brillo característico. Procede de las Hawaïs y vive a una profundidad entre los 1000 y 2000 metros, lo cual ha modificado algunas teorías sobre los hábitos de vida del coral.  

Coral Aka o "Marrón", o "Sangre de Bue", o "Oxblood"
Su nombre científìco, Corallium Japónicum, revela su procedencia geográfica. Su color puede variar del rojo vivo al rojo muy oscuro. En general, este coral presenta muchos defectos, pero cuando se consigue un pedazo sin imperfecciones, es posible admirar una obra maestra de rara belleza.
 

Corallo Midway

El Midway es un coral que presenta una coloración que varía del blanco al rosado, punteado rojo. Su nombre deriva del Archipiélago Midway, donde se pesca habitualmente esta clase de coral.