El Museo

Desde tiempos remotos, el coral ha ejercido un fuerte poder sobre la gente del mar y, en particolar, sobre los ciudadanos de Torre del Greco, ciudad donde hoy se encuentra el Museo del Coral - Colección Liverino.  

Desde hace más de cinco generaciones, la familia Liverino infunde pasión y competencia en la producción y en la elaboración del coral. El fuerte vínculo que desde siempre conectó a los Liverino con el oro rojo ha superado los intereses puramente comerciales mediante la creación de una colección única en su clase, empezada por casualidad en 1934 por Basilio Liverino cuando él tenía dieciséis años. De su pasión por el coral y de los descubrimientos realizados durante sus viajes en Asia, ha nacido una colección de más de 1.000 ejemplares de escultura y joyería de coral y piedras duras, hoy guardada en el museo de familia.
 

El Museo del Coral - Colección Liverino está excavado en la tierra volcánica del Vesuvio y se muestra a los ojos de su visitantes como una mágica caja en la cual se ocultan los rojos frutos de un jardín sumergido. Aquí se encuentran las obras incomparables, forjadas con una materia prima que es el símbolo de vida y muerte, amuleto, pura magia. La colección está compuesta por unas creaciones artísticas elaboradas con alta maestría, procedentes de todas partes del mundo, de Oriente a Occidente,  y que se remontan al siglo XVI.
 

Antes de ingresar al mágico salón del coral, el visitante accede a una moderna y equipada SALA AUDIOVISUAL donde puede ver un vídeo introductorio. Luego se cruza el umbral del museo, excavado seis metros bajo tierra y con una temperatura constante de 19 grados, para preservar las maravillas contenidas en su interior. En esta preciosa caja, escondida debajo del Vesuvio, se encuentran antigüedades indias, nepalesas, chinas y japonesas, además de los numerosos ornamentos sagrados confeccionados en Italia entre los siglos XVI y XX. La pieza más antigua de la colección, que se remonta al siglo XV, es una pequeña escultura de fabricación oriental que representa un niño que acaricia la barba de un viejo. Junto a esta obra muy delicada hay muchas otras que dan prestigio al museo, como la grande concha que reproduce la historia del Imperio británico. Ésta se remonta a finales del 1800 y se trata del camafeo más grande del mundo: la elaboración del grabador duró diez años.

Otra obra maestra del siglo XIX que te deja sin palabras, producida para la esplendida Paulina Buonaparte conocida como princesa Borghese, es el adorno de coral Mediterráneo y oro, realizado con técnica de “hojas y frutos”, donde los elementos de la naturaleza de pequeña escala componen la terminación de las joyas.

Además, el museo acoge una sección contemporánea de varias esculturas, creadas gracias a la colaboración entre Romolo Grassi, orfebre del arte milanés, y el célebre grabador de Torre del Greco, Carlo Parlati. Estas obras experimentales y conceptuales unen la originalidad creativa a una elevada maestría técnica.  

Muchas flores del encanto animal florecen en las vitrinas iluminadas del Museo del Coral – Colección Liverino y os esperan para ofrecer una experiencia inolvidable.